<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8872769\x26blogName\x3dLa+humanidad+esta+chiflada\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://fuanis.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_CO\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://fuanis.blogspot.com/\x26vt\x3d2431652900102564766', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

viernes, abril 21, 2006

Una ruta divertida

Me reía sola entre el bus. Hubieran estado ahí... bueno, es obvio que no estaban, así que les contaré.

No recuerdo bien el punto exacto, pero se subió una señora y se sentó al lado mío. Al rato se subió un personaje a vender maní (cosa bastante normal) y la señora compró sus "2 paqueticos en $500". En este punto es importante recalcar que apenas me siento en un bus, pongo música y se suba quien se suba a vender lo que venda, nunca (o bueno, en el 99% de las ocasiones) recibo ni compro nada. También es prudente comentar que ODIO el olor del maní, por lo cual abrí un poco la ventana para no ahogarme. Primera mirada rayada de la señora como diciéndome "Tengo frío" y primera mirada mía a ella diciéndole "deje entonces de comer esa vaina al lado mío".

Más adelante, unas 3 cuadras después, se sube un señor que no medía más de 80 cm. a pedir "una colaboración por que tengo una familia........." y la señora muy colaboradora le dió $1.000. Y le ayudó a timbrar para poder bajarse. (Ahí empecé a sonreirme por dentro) Segunda mirada diciendo "Desconsiderada" y mi respuesta que decía claramente "Ya ha gastado $2.500 incluyendo el pasaje".

No habíamos avanzado 2 cuadras y ya se había subido otro señor a vender unas "hermosas cadenitas hechas en plata labradas a mano por tan solo $1.000 la unidad ......" Y la señora... ¡Exacto! Compró 2. Esta fue la parte más divertida. El vendedor del artículo (sea cual sea) extiende su mano en señal de ofrecimiento y yo simplemente muevo la cabeza de lado a lado mirandolo a los ojos en señal de rechazo educado a su mercancía. Pues este señor se ha emberracado por eso y dió un sermón sobre "lo grosero que era decir que no con la cabeza" y la señora me lanza su tercera mirada diciéndome "grosera, altanera, guache" y yo me defiendo con mi mirada psicópata que dice (en luces de neón) "Cállese vieja sapa".

Ya más avanzado el camino... ¡Adivinaron! Una señora (bastante fea por cierto) se sube al bus vendiendo en este caso "el llaverito en forma de balón con el tricolor patrio"... Efectivamente la señora de al lado saca su monedero y lo adquiere por una módica suma de $1.000. Yo pa'mis adentros me decia a mi misma: "Mi misma, no te le rías en la cara" pero fue inevitable. Y su cuarta mirada diciéndome "¿Y ésta de qué se ríe?".

Yo muy financiera le iba llevando la cuenta. $4.500 en artilugios innecesarios. Avanza el bus y...

"En esta ocasión les vengo ofreciendo la galleta (guáffferrrrrrr o britch, da igual, no recuerdo bien cuál era) de sabores surtidos....." Y la señora....
¿No compró? Ahí sí que me reí sin ningún tipo de prudencia y la miré diciéndole "Ay doña, no va a llevar la galletita, qué desconsiderada"

Todavía me estoy riendo.